GRANIZO - MICROBOLLOS

SERVICIOS

 
 
Se aproxima la época en donde los regímenes de lluvias son una constante y tras ello se suele instaurar uno de los temores que mayor preocupación provoca a los propietarios de coches en los últimos tiempos: la granizada.

En Gabriel A. Nazzetta podrá encontrar un personal altamente capacitado que le dará una solución a estos problemas causales del deterioro de la chapa y pintura en su vehículo.
 

Tan impredecible como perniciosa, la caída de granizo con intensidad es capaz de estropear el buen estado de un coche en cuestión de segundos. Debido a ello, consultenos sobre las diferentes modalidades de microbollos: sus principales causas, las zonas que más se deterioran en el coche y el costo de los arreglos que se realizan con mayor frecuencia por este motivo.

Definidos por los chapistas como pequeños bollos que afectan a la chapa de los coches sin dañar su pintura, los microbollos son una de las marcas más comunes que se divisan en los exteriores de los autos en la actualidad.
Capaz de llegar a medir hasta 10 centímetros de diámetro, un microbollo se considera como tal, siempre y cuando no se haya producido un estiramiento de la chapa ni tampoco se haya "picado" la pintura en la zona del impacto. Si fuera así, dejaría de ser un microbollo para convertirse en un bollo.

"A pesar de que un bollo puede ser sacado con el mismo sistema que se emplea para reparar a los microbollos, si la chapa se ha estirado ya no puede ser reparada. Esto es porque al producirse un estiramiento se provoca una deformación y por más que se vuelva a su lugar, la chapa quedará ondulada".

 
 

De esta forma, un microbollo puede ser ocasionado por el granizo pero también por otros factores como la apertura de puertas de otros coches, golpes de ramas en el techo y piedras sueltas en el camino, entre otros factores, según la gravedad y la zona que se encuentre afectada.

¿Cómo se los arregla?

Con relación a las técnicas que empleamos para tratar este tipo de avería en el exterior de los coches, utilizamos herramientas que actúan en forma de palanca, aunque estos elementos suelen variar.

"Trabajamos con una valija especial de herramientas que están fabricadas para cada una de las zonas que componen a un coche. Así, por ejemplo, hay palancas para trabajar los microbollos en laterales, techo, capó, puertas. Estas nos permiten arreglar el microbollo sin hacer saltar la pintura".

"Nosotros localizamos a los microbollos con un láser que está ubicado en la punta de una palanca y luego realizamos presión sobre la zona dañada, desde debajo de la chapa hacia arriba.

"El microbollo más complicado de reparar es aquel que se produce a los costados del techo, a la altura de los parantes, principalmente porque se trata de una zona con refuerzos, lo que dificulta que el bollo pueda ser sacado haciendo palanca desde abajo".

 



 
Copyright © 2006 GABRIEL NAZZETTA - Todos los derechos reservados. - Diseño de: 3DISEGNO